lunes, 30 de diciembre de 2013

Aborto, navidades, fiebre y la Virgen

Será que mientras escribo esto me encuentro bajos los efectos de la fiebre, y al igual que me pasa con el alcohol, la fiebre me da lucidez, es como si la temperatura activara mi parte más apegada a la realidad, y claro, eso es un problema porque me da por pensar demasiado. En vuestro caso no lo sé, en mi caso pensar es un deporte de riesgo.
Ahora mismo tengo tantas y tantas ideas, pensamientos y mierdas varias en mi cabeza, que ni cerrando los ojos soy capaz de dejar de ver. Algunos de esos pensamientos son extremadamente profundos, y regodearme en ellos solo hace que me suba más la fiebre, así que intento apartarlos a un lado. Luego tengo otros más... terrenales, y otros definitivamente absurdos.
Por ejemplo, y perdonad que hable así de estas cosas, pero a estas alturas nadie debería asustarse por hablar de masturbación. Si, masturbación, M-A-S-T-U-R-B-A-C-I-O-N, así, con todas las letras en mayúsculas. Varios días en la cama casi sin poder moverme, tan solo para ir a vomitar al baño, hace que me aburra mucho. 
Y entonces, joder, sé que es una locura, pero pienso en eso, en una pajilla y automáticamente aparece en mi cabeza la cara del ministro justiciero. ¿Qué asco no?, pero es que claro, me paso el día leyendo en Twitter, o escuchando en la radio sobre la penosa ley del aborto. Escucho las barbaridades que dicen los provida esos de los cojones, a todos esos del PP hablar de vida, de que todo "ser humano", por muy poco que tenga de humano una gota de mi semen, tiene derecho a la vida, aunque salga luego un niño malformado o incapacitado gravemente para tener una vida digna, más aún cuando quitan todas las leyes de dependencia... pero tienen que nacer por cojones. No se conforman con privarnos de toda libertad, que hasta nos van a sancionar si decimos algo en contra de ¡ESPAÑA!, sino que ahora quieren que el coño de cada mujer de este país también les pertenezca. 

Y vuelvo a la paja y a la cara del ministro. Y es que claro, todo va bien hasta que pienso... joder, seguro que lo próximo que prohibirá este tío será hacernos pajas. Porque claro, ¿quién sabe cuantas vidas estoy matando en cada eyaculación? lo mío ya no es ni un asesinato, es un exterminio, un genocidio, mueren millones de niños cada día en mi klinex!!! (bueno cada día es un decir). Y total, que no, que me corta el rollo. Puto ministro, los abortos con malformaciones en el cerebro sois vosotros ¿no os dais cuenta??

Y encima es Navidad, joder Navidad. Navidad, abortos, ministros... ¿Como voy a tener ganas de darme una paja?? tengo ganas de saltar por la ventana coño. Y eso sin pensar en los temas que de verdad me agobian y me preocupan, como el amor, la locura, el sabor del suero que me dieron en la farmacia... cosas importantes. Pienso en el dolor y la culpa, que no acierto a entender si es un mecanismo inherente a nosotros desde el mismo instante en que nacemos, o si bien la culpa es algo que viene inculcado por cientos de generaciones sometidas a la iglesia y sus pecados. Pienso que todo lo que he creado a mi alrededor en el último año y medio no lo valgo, ni nadie lo merece. Bah, esas mierdas no os interesan, porque puedo ponerme de un autodestructivo que aburre a las ovejas, aunque no por lo visto a los borregos.
Siempre hay borregos, que van en su rebaño guay, chupipandis borreguiles que creen que si no estás con ellos estás contra ellos. Aunque bueno, en mi caso tienen razón, estoy en contra, que les follen.

Y volviendo al tema de la Navidad, el otro día veía una peli, en la que contaban toda la historia de la Virgen, el San José y toda la demás peña. A mi de niño me hicieron estudiar religión, hasta que pude hacerme exento, pero me doy cuenta de que no me enteré de una mierda en la catequesis. Pero si me enteré gracias a esta peli que resulta que la Virgen se fue sola unos meses, a ver a su amiga, y cuando volvió ya venía con el bombo. Y se lo cuenta a José, que el pobre estaba construyendo la casa, y le dice que no, que no fue en una fiesta ni en un bukake, que fue una paloma. Y el notas va y se lo cree... ¡¡¡¡Pero tío!!!! en fin, no haré comentario alguno.
Nunca he comprendido el empeño de las religiones en que los dioses o sus hijos provengan de una virgen. Supongo que es para decir que la mujer de la que provino era pura y toda esa mierda. Una mujer pura, o mejor dicho, una mujer de verdad, debería disfrutar de su sexo sin miramientos, que para eso nos lo dio precisamente el palomo Dios. Y en cualquier caso... vale, dicen que era virgen, pero eso no significa que no le gustasen las pollas ¿no?, es decir, seguro que al menos una mamada, o incluso un poco de sexo anal si que le ofreció a San José. Uffff, se me está yendo la pinza. En cualquier caso es una reflexión a tener en cuenta.

Ministro, si Dios hubiera querido que no abortasen las mujeres, les hubiera incorporado un firewall, un tapón, un coño con cuchillas como las de la valla de Melilla, no sé... algo que evitase que las pollas entrasen ahí si no fuese para procrear...algo para evitarlo, pero no es así.

*Desconozco al autor de la tira cómica, pero es la mejor tira cómica que jamás he visto sobre la navidad.

viernes, 20 de diciembre de 2013

Fecha de caducidad

Este blog de mierda tiene fecha de caducidad. Como todo en esta vida, o casi todo. Este blog, con ya más de 10.000 visitas (hay que joderse), fue creado con un objetivo. Este blog no va de despotricar sobre política, hablar de música, o mostrar garabatos. Este blog es un acto de amor, de rabia, de fuerza, de dolor. Y no sé cuando, pero un día terminará, y lo hará con una canción. 
Todo pasa, todo. Y este blog pasará, igual que el resto de cosas, de situaciones, de dolores y penas. Puede que lo importante al final no sea la meta, sino lo que vives por el camino intentando alcanzarla. 
Y no sé ni porqué escribo esto, no sé ni de lo estoy hablando. Cuando por dentro eres caos e ira, supongo que eres más sincero, pero también es posible que no me entienda nadie, ni me importa.

Tal vez sean las fechas que vienen, la puta navidad, con todos sus fantasmas. Dickens tenía tres, yo creo que le gano. O no, no lo sé, puede que estemos empatados. A ver (estoy contando con los dedos)... fantasmas de pasadas navidades ya hay unos cuantos, y teniendo en cuenta que también los tengo del presente y del futuro... joder, esto ya no es un cuento de navidad con fantasmas, lo mío es más para que venga Iker Jiménez a exorcizarme. 

Los fantasmas se van si no les tienes miedo, o eso me decían de pequeño. Es guay, es fácil, pero como en todo la teoría no es lo mismo que la práctica. ¿Quién te dice como se hace para no tenerles miedo? Porque hay fantasmas que no tienen ni dos hostias, esos no son problema. Pero hay otros que asustan de verdad, y a esos también hay que enfrentarse tarde o temprano. Hay recuerdos fantasmales, hay momentos que no desearías volver a vivir, y como soy más previsible que Rajoy, a mi me vuelven por navidad. No falla. No sé que coño tienen estas fechas. Si fuera Santiago Camacho, este que sale en Cuarto Milenio (que por cierto, me sigue en Twitter, ¿atraigo a los locos como yo?), diría que nos echan algo en el turrón. El turrón seguro que lleva alguna sustancia que te hace ver fantasmas todas las putas navidades. ¿Tiene sentido no? ¿no?, no, no lo tiene, pero es una teoría de la conspiración que molaría, da para hacer una peli. Bah, yo sé lo que me digo.

Y no sé ni de que coño estoy hablando ya. Pero si sé que como decía al principio, esto tiene fecha de caducidad. Y el día que este blog acabe... será el mejor día de mi vida, habré llegado a la meta. 


lunes, 16 de diciembre de 2013

"Tu estado de ánimo es tu destino" Heródoto  (484 a. C. - 425 a. C.)

O lo que es lo mismo: estoy jodido.

jueves, 12 de diciembre de 2013

Composición

Entre las muchas mierdas que hago, uno de mis hobbies es componer música. Componer es mucho decir, pues no sé nada de solfeo ni historias, compongo de oído, igual que dibujo a ojo supongo. No hay técnica, solo es un divertimento más, una manera de soltar lastre, de desahogo. Es rabia contenida. Tal vez angustia, no sé. Ahí la dejo, para vuestro disfrute, o mejor dicho, para vuestra tortura. Lo siento por vuestros oídos.

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Cosas que pienso en la ducha #2

"Pienso en mi perra. No piensa, no se cuestiona nada. Come, duerme y caga. Se conforma con un poco de cariño. No pide más. Me gustaría ser como ella." 
El hombre más Ferriz del mundo.

lunes, 9 de diciembre de 2013

Cosas que pienso en la ducha #1

"Pasa una puta vez en la vida, pero esa vez vale la pena arriesgar todo lo que eres y tienes, para conseguir ser y tener lo que de verdad quieres." (tiene sentido, ¿no?)

El hombre más Ferriz del mundo.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Entrevista de mierda (Parte 2)

Tras la primera parte de la entrevista que me realizó un Pensamiento de Mierda, vamos a por la segunda parte, que no última. Aquí ya profundizamos más en todas mis mierdas. Me dieron ganas de parar la entrevista y hacerla a través de un televisor de plasma como Rajoy. Pero no, ¡yo di la cara!

Pensamiento de mierda:
Tras andarnos por las ramas amigo Ferriz, es hora de volver a hacer preguntas, de esas que son como echar sal en la herida, como meter el dedo en la llaga, como penetrarte por el culo y...
Yo:
Vale vale, te he pillado, dispara.
Pensamiento de mierda:
Si perdón, me encantan las metáforas. Supongamos que te mueres mañana. ¿Has sido feliz? ¿Te morirías a gusto?.
Yo:
Pues mira, hace tiempo ni tan siquiera hubiera comprendido que alguien pudiera morir a gusto. Pero si y si. He hecho lo que tenía que hacer. He hecho lo importante y he vivido, en el sentido más extenso del significado de vivir. Cosa que no creo que pueda decir mucha gente.
Recuerdo de tiempos mejores:
Lo cierto es que corroboro todo lo que dices.
Pensamiento de mierda:
No quiero parecer aguafiestas, ¿pero no es pecar de ególatra y arrogante creer que has vivido y sentido cosas, que la mayoría de la gente no ha vivido y sentido?
Yo:
Si, supongo que soy arrogante. De hecho en los últimos tiempos me han llamado eso y más cosas.
Recuerdo de tiempos mejores:
Si, no te olvides de otros calificativos como desobediente, impertinente, desequilibrado, imprudente, excéntrico, trastornado, gilipollas, rabioso, insensato, excesivo, loco de los cojones, raro, orgulloso de mierda, cabr...
Yo:
Eh eh eh! ¿Pero tú no eres un recuerdo de tiempos mejores? ¿de que vas tío?
Recuerdo de tiempos mejores:
Si si, si esos no fueron malos tiempos, pero te llamaron eso y más. Bueno, aún te lo llaman.
Pensamiento de mierda:
Siguiente cuestión, ¿Por qué esa tendencia cada vez más pronunciada a meterte en líos?
No volveré a echar sal en la llaga con lo de la sanción...
Yo:
En la herida, sal en la herida. No creo que tenga esa tendencia. Es decir, si, es rara la semana en la que no me veo envuelto en algún lío, especialmente en cuanto a autoridad y normas se refiere, pero no creo que sea un problema mío, sino de la mierda de sociedad en que vivimos. No está bien que cabrones fascistas de traje y corbata impongan normas igual de fascistas y pretender que traguemos.
Pensamiento de mierda:
¿Te consideras entonces una especie de revolucionario?
Yo:
No, en absoluto. Bueno a ver, si ser revolucionario es decir lo que se piensa supongo que sí. Pero eso no tiene ningún mérito especial. Es más difícil hacer lo que se dice y se piensa, eso ya no lo hace tanta gente. Y mentiría si dijera que yo hago todo lo que pienso, pero lo intento.
Pensamiento de mierda:
¿Te consideras un misántropo?
Yo:
No, no creo que lo sea. Hay gente que si, provoca eso en mi, pero no lo soy. ¿Si pienso a veces en repartir hostias? Si, a diario. Pero eso sería más bien algún tipo de psicopatía quizás. No lo sé. No tengo odio ni rechazo al ser humano. Pero es cierto que hay seres humanos que me provocan mucha rabia e ira, a los que odio con todas mis fuerzas.
Pensamiento Friki:
Hola!!! soy tu pensamiento friki. Solo me meto aquí en la conversación, para que no olvides que el miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, y el odio lleva al sufrimiento, y definitivamente el sufrimiento lleva al lado oscuro. Y no es nada que no sepas, diría que eres capaz de recitar los guiones completos de la trilogía Starwars sin pestañear.
Yo:
Pero de las pelis antiguas eh, las modernas son mierda.
Pensamiento Friki:
Si si, obviamente. Pero bueno eso, que eras Anakin, muy majete y simpático, pero estás a un paso de ser Darth Vader. ¿Lo pillas no?
Yo:
Supongo que si. Pero no es fácil esto eh.
Pensamiento de mierda:
Por favor, por favor, no nos desviemos de las preguntas. Aquí va una de esas que parece fácil pero no lo es, ¿que es para ti la felicidad?
Yo:
Prefería seguir hablando de Starwars.
Pensamiento de mierda:
Tú no eres de escaquear respuestas, quiero una respuesta.
Yo:
Eres un pensamiento de mierda, salido de mi interior, por lo tanto ya sabrás lo que pienso. Mi concepto de felicidad ha ido transformándose con el tiempo. Pero creo que una vez dije una frase de Chuck Palahniuk, que decía que lo máximo que se puede esperar de la perfección es un instante. Y me temo que ahora que he vivido y tengo más experiencia, creo que de la felicidad solo se puede esperar eso. Instantes. Pequeñas gotas. Supongo que la felicidad acaba siendo la ausencia de sufrimiento. Y lo ideal sería que esa ausencia fuese lo más prolongada posible, aunque no lo veo fácil.
Pensamiento de mierda:
Coño, te has puesto profundo.
Pensamiento Friki:
Casi molabas más hablando de Starwars.
Yo:
Pues no preguntes cosas profundas. Si queréis hablo de la basura que espero de Disney con el episodio VII.
Pensamiento Friki:
Bueno bueno bueno, eso es muy atrevido por tu parte. Si no recuerdo mal, te ha gustado el reinicio de la saga Star Trek con JJ Abrahms al frente, el mismo que dirigirá el episodio VII.
Pensamiento de mierda:
De nuevo nos vamos por las ramas, me gustaba que comenzara a fluir la mierda que este hombre lleva dentro, creo que debemos continuar por ahí...
Como estoy dentro de ti, sé que has sido feliz. Más feliz de lo que nunca hubieras imaginado. ¿Crees que llegarás a esas cotas de felicidad alguna vez?

...

CONTINUARÁ...

lunes, 2 de diciembre de 2013

La música


La música es quizá el instrumento más preciso que existe para generar emociones, devolvernos recuerdos y ponernos la piel de gallina. Quién me sigue en Twitter sabe que tuiteo muchas canciones. Las canciones hablan por mi y de mi. Cada canción cuenta una historia, una parte de la vida. Ésta es una de ellas. Y si, me estoy poniendo tontorrón, así que aprovecho para decir que esto no es basura de la que escucháis en los 40 ni en la Cadena Dial, esto es música. En Barrio Sésamo no hubo un capítulo sobre "esto es buena música, y esto otro es mierda". Y así nos va. Perdón, así os va.

viernes, 29 de noviembre de 2013

Entrevista de mierda (Parte 1)

Hoy me ha pasado una cosa muy rara. Me he puesto a pensar en todas esas cosas que no debería pensar. Esas cosas que provocan ansiedad, rabia, ira, miedo y temblores de párpado. Cuando de repente, ¡zas! ha salido de mi cabeza uno de esos pensamientos de mierda. Y sin saber como, me he puesto a hablar con él y ha terminado haciéndome una entrevista, en plan Rolling Stones.

Pensamiento de mierda:
Hola hombre, la verdad no te voy a mentir, estás bastante jodido, aunque eres consciente de ello. Provengo de lo más profundo de tu cerebro, y me gustaría decirte que tienes una cabeza sana, pero soy un pensamiento de mierda, y te lo digo ya, ahí dentro hay muchos más como yo. Lo tienes complicado. Dicho esto, cuéntame, ¿como coño has llegado a esto?
Yo:
Uff, es largo de contar, para llegar a tener estos niveles de rabia he tenido que trabajar duro, machacarme cada día con culpas que no me tocan, y torturarme con recuerdos de tiempos mejores.
Pensamiento de mierda:
Si, eso es cierto desde luego, aquí a mi lado tengo un recuerdo de tiempos mejores. Señor Recuerdo, cuéntenos como tortura usted al Hombre más Ferriz del mundo.
Recuerdo de tiempos mejores:
Pues me paso el día diciéndole que hubo un tiempo donde todo era fácil, alegre y feliz. Suelo repetírselo a todas horas, para que no olvide nunca que al menos en aquel tiempo todo fue perfecto.
Yo:
Bueno, perdonad que os interrumpa, pero quiero decir que ahora mismo tampoco son malos tiempos, solo son más complicados. Y lo complicado no es necesariamente malo. En realidad nunca he estado tan vivo.
Pensamiento de mierda:
Eh eh eh!, tampoco has estado tan muerto nunca.Y no lo digo yo, sabes que al estar dentro de tu cabeza sé todo lo que sabes, y en los últimos tiempos, muchas personas han agotado los adjetivos negativos existentes en la RAE para definirte. ¡Pero que coño, si hasta te sancionaron el otro día por tú conducta!!
Yo:
Si, vale, puede que en ocasiones me sienta muerto, bastante, pero si no hay algo que te haga sentir vivo, tampoco puedes saber como es estar muerto. 
Pensamiento de mierda:
¿Y que me dices de esos pensamientos violentos? 
Yo:
Bueno yo... no soy partidario de la violencia.
Pensamiento de mierda:
Pero no me puedes negar que en ocasiones te gustaría dar de hostias a algún capullo.
Yo:
Si, es cierto, no solo le daría de hostias, en mis pensamientos lo entierro vivo y cosas así, pero solo son pensamientos. Vosotros lo sabéis mejor que nadie, ¿no?
Recuerdo de tiempos mejores:
Disculpa, pero tú antes no eras así, solías ser más pacífico y correcto.
Yo:
Vale si, es posible que si, pero si algo he aprendido en los últimos tiempos es a no tolerar ciertas actitudes, no tolerar a gilipollas, y a no callar nada. Ya sabéis esa frase de que más vale arrepentirse de hacerlo que...
Pensamiento de mierda:
... que de no hacerlo... si si, si eso ya lo sabemos. Recuerda que vivimos dentro de tu cabeza, somos tus mierdas. De hecho conozco al mierda que dice esa frase dentro de ti siempre. Es el mismo al que le gusta Confucio, que el otro día te hizo tuitear esa frase de "si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces entonces estás peor que antes".
Yo:
Exacto! Pero bueno, ¿a que coño habéis venido? ¿a joderme el viernes? Ya sé lo que tengo que hacer, lo que me duele recordar o lo que no debo hacer y hago, etc...
Recuerdo de tiempos mejores:
No no, hemos venido a decirte que o espabilas o las mierdas como nosotros se van a reproducir en tu cabeza hasta hacerla explotar. ¿No te gustaría acabar chorreando mierda por las orejas a que no?
Pensamiento de mierda:
A ver, somos unos mierdas, pero nos has incubado y generado tú, y tú tienes que eliminarnos de ahí. Te queremos tío! 
Yo:
Como si a mi me gustase pasarme el día dándole vueltas a cosas que me duelen.
Pensamiento de mierda:
Bueno, bueno, bueno, no hay duda, siempre te vas por las ramas. Esto era una entrevista, y mira, hemos acabado aquí discutiendo en plan debate, cuando solo tenías que responder a mis preguntas. Vamos, vamos a por otra cuestión más peliaguda...


CONTINUARÁ.

sábado, 23 de noviembre de 2013

"Nos dicen que tenemos que labrarnos un futuro, cuando en realidad solo debemos intentar soportarlo de la mejor forma posible." 
El hombre más Ferriz del mundo.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Muy mono

Quieren que yo sea este mono. Obediente, complaciente y disciplinado. Quieren, pero no pueden.



Ni podrán.

martes, 19 de noviembre de 2013

Mis memorias

Como siempre he sido un poco flipado y siempre me pareció interesante la filosofía esa de "vive rápido, muere joven y deja un bonito cadáver", frase mal atribuida a James Dean, últimamente le doy vueltas a escribir unas memorias, por si acaso. No es que esté ahora en una espiral de drogas, alcohol y desenfreno, pero nunca se sabe que te puede pasar, y sería una pena que si tienes algo interesante que contar, no lo hicieses. Probablemente sea interesante solo para mi, pero quién sabe si a alguien le puede aportar algo mi experiencia vital.

Total, que pensando en ello, me he dado cuenta de que en realidad todo lo interesante que tengo por contar, son cosas que no le he contado a nadie o casi nadie. Y si no se las he contado a nadie, tal vez es que no quiero que nadie las sepa. Por lo tanto escribir unas memorias no tiene mucho sentido, pues no querría que se publicasen tras mi muerte.
Pero le he encontrado otra utilidad, que sean una especie de diario. Nunca he sido de escribir un diario, siempre me pareció de un egocentrismo extremo escribir en una libreta tus vivencias diarias, aunque ahora le veo el sentido a ello.

El tiempo nos cambia, la vida nos va cambiando constantemente. No soy el mismo de hace un año. Pero probablemente si retrocediese cinco o seis años, creo que ni yo mismo me reconocería, y mi yo de entonces creo que fliparía un poco con mi yo actual. 
Darte cuenta de que vas cambiando es algo complicado. Tiene que suceder algo en tu vida, en tu trayectoria vital, que te haga mirar atrás, que te haga mirarte ahora, y te haga pensar como coño eras el que fuiste, y como demonios eres ahora quién eres.

Ser el que soy ahora da vértigo. Ver todos los cambios que se han producido a mi alrededor, sinceramente acojona, duele y es estimulante, no necesariamente en ese orden. Y es aquí donde escribir unas memorias tiene sentido. Estoy seguro de que mi yo de hace años tomó las decisiones que tomó porque le parecieron las mejores, y no puedo reprocharle nada. Pero si en su día hubiese dejado por escrito el porqué de cada una de ellas, ahora quizá me sería más fácil comprenderle. Así qué, como me temo que lo que me queda por vivir en meses y años venideros van a cambiarme de nuevo, al menos dejaré constancia por escrito que si un día hice lo que hice, lo hice por un motivo en el que creo firmemente, y que a nadie le importa.

Y esta es la mierda de hoy, no tenéis ni porqué entenderla, ni porqué leerla, ni tiene porqué gustaros. No la entiendo ni yo.

domingo, 10 de noviembre de 2013

“Dentro de 20 años estarás más decepcionado por las cosas que no hiciste que por las que hiciste. Así que suelta amarras, navega lejos de puertos seguros, coge los vientos alisios. Explora. Sueña. Descubre.” Mark Twain

lunes, 4 de noviembre de 2013

Me ha meado un perro

Estaba saliendo de mi coche, cuando un chaval de unos 15 años venía por la acera con su perro. Al llegar a mi altura, el perro, con mucha clase eso sí, ha levantado su pata y ha meado en mi rueda. Como amante de los animales que sabe lo que es tener perro, he intentado mantener la calma y pensar, bah, eso le pasa a cualquiera, no le des importancia. La calma me ha durado menos que lo que he tardado en pensar en mantener la calma, es decir, un femtosegundo. Así que instantáneamente, pero con educación y tranquilidad, le he dicho -"hombre, no seas guarro chaval y no dejes que me mee en la rueda"-. A lo que el adolescente, sin cara de inmutarse lo más mínimo, me ha respondido con más calma todavía -"disculpe, sería un guarro si me hubiese meado yo"-. 
Ante esa respuesta, no he podido más que mirarle casi con admiración, casi casi le doy una colleja en plan paternal y le digo -"¡ese es mi chico! ¡ole tus huevos!"-. Total, que el puto adolescente se ha ido como si nada, y yo me he quedado ahí, con cara de tonto, sin saber muy bien si sonreír, si cagarme en su padre, o qué hacer. Y encima, el muy hijo de su padre ha dicho "disculpe". ¿Disculpe? joder, que te llamen de usted duele más que una patada en los huevos. 
Medio sonriendo, me he ido a pasear como casi todos los días. Y paseando es cuando empiezo a darle vueltas a absolutamente todo. Pienso en el trabajo, en ideas que tengo para proyectos. Pienso en mi extraña (como poco) situación general. En las cosas que me preocupan, que aunque parezca a los ojos de mucha gente un irresponsable, imprudente o bohemio, en realidad en el fondo, aunque sea muy muy al fondo, soy más bien lo contrario. Pienso en qué estoy haciendo con mi vida, pienso en como las cosas han ido dejando de importarme, al menos las cosas materiales, para convertirme en alguien más, no sé, no diré espiritual, pero si en alguien que se guía casi única y exclusivamente por las emociones.
Supongo que esto será síntoma de la edad o la experiencia, pero cada vez las cosas me sorprenden menos. En cine no me sorprende nada ya. En música acabo recurriendo a los clásicos, ante la falta de nuevos estímulos, salvo geniales excepciones.
El otro día me ofrecieron el que podría ser mi billete hacia el otro lado del Atlántico, nada menos que a Canadá, y no diré que no me hizo enorme ilusión, pero tampoco diré que pegase saltos y saltos de alegría. No creo que la felicidad resida en un mejor trabajo, en un mejor sueldo o en un mejor coche. Sino en una mejor vida, y la vida no se mide en euros o dólares, sino en emociones, en sorpresas... Y yo puedo decir que mi trabajo aún hoy me emociona, pero mi obra siempre ha sido mi desahogo, como para el músico lo es escribir canciones. Y... y joder, ya me he perdido de nuevo. Todo este rollo para contar que un perro me ha meado la rueda.
Siento si has llegado hasta el final esperando una reflexión profunda, un giro en el texto por el qué dijeras que había valido la pena leerlo, pero no amigo, mala suerte, ya pone en el logo de mi blog que es un poco mierda.

martes, 15 de octubre de 2013

El hombre seguro

"Vamos a visualizar el hombre seguro, y por este término, me refiero a un hombre que ha establecido como meta en su vida la seguridad financiera y personal. En general, es un hombre que ha empujado a un lado la ambición y la iniciativa y se instaló, por así decirlo, en una aburrida rutina, pero seguro y cómodo para el resto de su vida. Su futuro no es más que una extensión de su presente, y él lo acepta como tal con un encogimiento de hombros complaciente. Sus ideas e ideales son los de la sociedad en general y que se acepta como un hombre respetable, pero la media es prosaica. 
Pero, ¿es un hombre? ¿Cualquiera tiene auto-respeto o el orgullo en sí mismo? ¿Cómo puede tenerlo, cuando él no ha arriesgado nada ni ganado nada? ¿Qué piensa cuando ve a sus sueños juveniles de aventuras, logros, viajes, el romance, enterrados bajo el manto de la conformidad? ¿Cómo se siente cuando se da cuenta de que apenas ha probado la comida de la vida, cuando ve la prisión que ha hecho para sí mismo en la búsqueda del todopoderoso dólar?
Si él piensa que esto está muy bien, muy bien, pero el pensar en la tragedia de un hombre que ha sacrificado su libertad en aras de la seguridad, y que desearía poder volver atrás las agujas del tiempo. Un así hombre es digno de lástima si no tuvo el valor de aceptar el desafío de la libertad, salir desde el cojín de seguridad y ver la vida como es, en lugar de vivirla de segunda mano. La vida ha pasado por alto a este hombre y él la ha mirado desde un lugar seguro, con miedo de buscar algo mejor. ¿Qué ha hecho, excepto sentarse y esperar a la mañana que nunca llega?" Hunter S. Thompson.

domingo, 6 de octubre de 2013

El punto de vista

Hoy ponía esta foto en Twitter:



















Ha habido todo tipo de comentarios. Desde algún cabroncete que me ha dicho que saltase, hasta gente que me ha dicho que tengo las zapatillas muy sucias, gente que me ha dicho que la foto era una obra de arte, y alguno al que le ha dado vértigo. Creo que no ha habido nadie que me dijera "¡No!! no saltes!!", pero bueno, eso es otra historia.

Dejando a un lado que nadie se preocupó por mi, al rato puse esta otra:



















Y tuiteé... ¡Que nadie se preocupe! no iba a saltar... o algo así, como si a alguien le hubiese importado. Pero al ver las dos fotos, me dio por pensar. En la primera foto podría parecer un suicida, a punto de cometer una locura. O alguien simplemente sin miedo a las alturas. Es una foto que puede dar para contar una historia, para imaginar un estado de ánimo de alguien, para pensar en que lleva a una persona a subirse a una repisa y prepararse para saltar.

Pero la otra solo es una foto de unas zapatillas secándose al sol, sin ninguna historia, sin nada que contar. Bueno si, que soy un pijo y tengo unas Nike, y mira que odio las marcas, pero es que esas molaban mucho. 

Así que me dio por pensar y escribí un tercer tuit que decía así: "Supongo que mis tuits anteriores son una metáfora de la vida. Todo es más o menos grave según el punto de vista con el que se mire." 
Y no pude evitar sonreír al pensar que había hecho una buena reflexión, que no soy tan tonto como parezco ¿o si?... Bueno, da igual, suelo tener una peligrosa tendencia a ver todo de forma más negra y oscura de lo que realmente es. Ciertas cosas me trastornan demasiado, se me hacen muy cuesta arriba, y me pregunto porqué me sucede eso, si yo era de los que veían siempre el vaso medio lleno. Y mirando las fotos de mis zapatillas, he pensado que debería comenzar a ver las cosas como en la segunda foto, con calma, y no con la tensión de la primera, de alguien que salta al vacío cada día esperando darse la hostia de su vida.

Y con esta gilipollez de reflexión he pasado el domingo, un domingo más, o como diría un amigo mío, un domingo menos. En fin, todo está en nuestra cabeza supongo.


Edito:
Y un cabrón loco me hizo hasta un retoque, sin importarle si saltaba o no!!



 

domingo, 29 de septiembre de 2013

El abismo te devuelve la mirada

"Permanecí ahí, bajo la luz del fuego, abrasado por el calor. La mancha de sangre en mi pecho era como el mapa de un continente nuevo y violento. Me sentí purificado. Sentí como este tenebroso planeta giraba bajo mis pies, y supe cuál es ese secreto que solo los gatos conocen, ese que les hace gritar como bebés en la noche. Miré al cielo a través del intenso humo lleno de grasa humana y vi que Dios no se encontraba ahí. Vi esa oscuridad fría y vacía que se extiende hasta el infinito, vi que estamos solos. Vivimos nuestras vidas, puesto que no tenemos nada mejor que hacer. Más adelante, ya les buscaremos un sentido. Venimos de la nada; Tenemos hijos, que se encuentran atados a este infierno al igual que nosotros, y volvemos a la nada. No hay nada más. La existencia es algo fortuito. No hay ningún patrón salvo el que imaginamos cuando nos quedamos mirando fijamente durante mucho tiempo. No tiene ningún sentido, salvo el que decidimos imponer. Este mundo que vaga a la deriva no esta moldeado por vagas fuerzas metafísicas. No es dios quien mata a los niños. Ni es el destino el que los despedaza, ni es la casualidad la que se los da de comer a los perros. Somos nosotros. Solo nosotros. Las calles hedían a fuego. El vacío respiraba con fuerza en mi corazón, convirtiendo sus ilusiones en hielo, haciéndolas añicos. Entonces renací, libre de garabatear mi propio diseño sobre el lienzo en blanco, en cuestiones morales, que es este mundo." El abismo te devuelve la mirada. Watchmen.

martes, 17 de septiembre de 2013

Right Where it Belongs

Una vez me dijeron que yo era esta canción



¿Ves el animal en la jaula que construiste? 
¿Estás seguro de qué lado estás? 
Mejor no lo mires muy de cerca a los ojos
¿Estás seguro de qué lado del cristal estás? 

¿Ves la seguridad de la vida que has construido? 
Cada cosa en su lugar.
Siente el vacío dentro de tu corazón.
Y cada cosa está en su lugar.

¿Qué pasaría si todo lo que te rodea no fuera lo que parece?
¿Qué pasaría si el mundo que crees conocer es un elaborado sueño? 
Y si miras tu propio reflejo, ¿es esto todo lo que quieres ser? 
¿Si pudieras mirar bien a través de las grietas? 
Te encontrarías a ti mismo... a ti mismo asustado de ver?

¿Qué pasaría si el mundo dentro de tu cabeza? 
Es sólo tu propia creación... 
Tus demonios y tus dioses y los vivos y los muertos. 
Y en realidad estás solo.
Puedes puede vivir en esta ilusión
Puedes escoger creer
Sigues buscando pero no encuentras el bosque
mientras estas ocultándote en los árboles.

¿Qué pasaría si todo lo que te rodea no es lo que parece? 

¿Qué pasaría si el mundo que solías conocer es un elaborado sueño?
Y si miras tu propio reflejo, ¿es esto todo lo que quieres ser? 
¿Si pudieras mirar bien a través de las grietas? 
Te encontrarías a ti mismo... a ti mismo asustado de ver?

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Los buenos tiempos

"Los buenos tiempos no son para siempre. De repente un día desaparece lo que los hacía buenos, y ni tan siquiera sabes porqué. Pero siempre te quedará el consuelo de que los viviste, Y la esperanza de que tal vez un día vuelvan las cosas que se perdieron." (El hombre más ferriz del mundo.)

martes, 10 de septiembre de 2013

Relaxing cup

Hoy mientras tomaba una relaxing cup, o mejor dicho, un relaxing glass de Cocacola, me ha dado por observar a la gente, y preguntarme que vida tendría cada uno de los que estaban allí sentados. Me he preguntado si alguno de ellos se habría hecho alguna vez las mismas preguntas que yo. Si alguno tendría la cabeza tan llena de mierda. Me he preguntado si estarían en el paro, por estadística en esa terraza tenía que haber parados. Me he preguntado si lo de Madrid 2020 se la sudaría igual que a mi. Si alguno estaría enfermo, o enamorado, al fin y al cabo creo que es lo mismo a veces. 

Me he preguntado si alguno tal vez podría ser un psicópata, o un agente secreto. De niño siempre quería ser como James Bond. En cambio ahora me gustan más los malos de las pelis. Normalmente sus historias son más interesantes, y si profundizas en ellos te das cuenta de que si son así, no es por gusto, sino porque algo les pasó, algo los transformó. Creo que me identifico mejor con ellos.
Creo que la línea que separa lo bueno de lo malo es muy difusa, y todo depende del punto de vista con que se mire. Yo sé que por intentar hacerlo muy bien en determinadas cosas, al final solo he conseguido hacerlo muy mal. Es algo que no se calcula, pero las cosas nunca salen como esperas. Si no que se lo digan a Ana Botella y todo su séquito.

El caso, es que mientras seguía diseccionando gente con la mirada, me fumaba un cigarro, bueno, me he fumado bastantes. Y lo hacía sentado allí, al aire libre. Y me acordaba de como el otro día un tipo que parecía creerse Dios, me invitó con muy malos modales, ya no a no fumar en la calle en mi hora de descanso, sino a hacerlo en la acera de enfrente. A veces las normas son auténticos despropósitos, y cuando las normas son estúpidas, normalmente son creadas por estúpidos. Y cuando las normas son cabronas, ya sabéis que son quienes las crean. Y por desgracia la mayoría de ideólogos de normas son ambas cosas, estúpidos y cabrones. Y allí fumando, me preguntaba si alguno de esos tipos trajeados, que estaban allí sentados con sus carteras tomando algo, serían de ese tipo de jefes, de ese tipo de cabrones. Si hubiera podido saberlo, tal vez me hubiese tropezado accidentalmente, y hubiese caído sobre su mesa, tirándoles por encima sus gintonics de 12 €, y quemándoles los Emidio Tucci con el cigarro.

Las normas están para saltárselas. Cada día me salto más. Cada día todo me da más igual. Las normas están ahí puestas para hacernos dóciles. Para calmar la fiera que llevamos dentro. Y estoy harto de esa falsa sensación de calma, cuando en realidad solo quiero correr, como un caballo salvaje, o como Forrest Gump. O mejor, como Usain Bolt, al que no veremos en Madrid, sino en Tokyo.


miércoles, 28 de agosto de 2013

Mi tormenta


Camino silenciosamente, 
pero bajo este aspecto tranquilo, todo es furia y rabia, 
pura energía eléctrica. 
Pura tormenta.

sábado, 17 de agosto de 2013

Corrientes circulares en el tiempo

Una vez, si mal no recuerdo,
me tenías en la punta de los dedos.
Las secuelas de los viejos días
estarán conmigo el resto de mi vida.

Me quedé dormido un momento
y los valles se cambiaron por desiertos
por obra y gracia del controla el firmamento,
el que decide que ande perdido en corrientes circulares en el tiempo,
el que transforma los diamantes en quejidos y lamentos,
el que se encarga de que salgas y que yo me quede dentro.

Asustado, sintiéndome enfermo,
cómo una temporada en el infierno.
Intentando ver una salida,
encontrando más problemas todavía.

Todo esto que jamás podré comprender,
lo que obtuve a cambio de intentar hacerlo bien.
Eso no es para mi, quiero mi parte de lo bueno.
Quiero que estés aquí, quiero tenerte dando vueltas a mi lado todo el tiempo,
en nuevo órbitas concéntricas y yo estar  en el centro.

Será mucho pedir, pero es lo menos que merezco.

Los Planetas, Corrientes circulares en el tiempo.

sábado, 10 de agosto de 2013

Odio las frases de amor

No sé como descubrí esto de las frases. Frases de gente, de pelis, de libros... Pero me he aficionado a buscar frases sobre cosas que me interesan, sobre cosas que me llaman la atención. Sobre cosas que me preocupan. Muchas veces en una buena frase hay condensada una gran cantidad de sabiduría, aunque también es cierto que la mayoría de esas frases místicas suelen ser bastante obvias y no enseñan nada nuevo, tan solo lo resumen.
No sé si es por mi estado actual, pero me doy cuenta de que hay una serie de términos que siempre busco por encima de otros, quizá los dos de los que más frases he leído sean locura y dolor. Sobre amor ni me molesto, porque suelen ser frases de lo más pastelosas, que sinceramente, no se ajustan a lo que yo entiendo por amar. El amor es alegría y felicidad, intensidad, pasión, muchas veces dolor, vómitos y rabia. Incluso enfermedad. No veo frases donde amar y vomitar estén unidas por ninguna parte. Que a ver, no quiero decir con esto que el amor sea algo malo. Todo lo contrario. Pero en ciertos momentos provoca desazón y sufrimiento.
Esto me lleva a muchas reflexiones. ¿Sabe la gente que es el amor? Porque tengo la sensación de que la mayoría de la gente entiende el amor como tener pareja, ir de compras, tener hijos y cosas así. Pero luego ves las caras de los novios o maridos esperando a su mujer en el probador, o la cara de muchas parejas con el carro y el niño y te preguntas que tiene de amor eso. Amar es vivir intensamente a otra persona en el sentido más grande que se pueda. Todo lo demás son gilipolleces inventadas por el Corte Inglés. Me gustaría ver un anuncio de San Valentín, con la foto de un puño ensangrentado tras golpear una pared. O alguien echando la pota por la ansiedad que producen ciertos sentimientos.
Pero bueno, que me desvío del tema como siempre. El caso, es que cosas que no hice durante mi etapa de estudiante, la cual me la pasé entre borrachera y borrachera, ahora las hago. Como leer e interesarme por cantidad de temas. Y cuanto más leo más ganas me entran de conocer y aprender. Hasta leo poesía, cosa que jamás pensé que haría. He conocido a Bukowski, Palahniuk, Salinger, Saramago... Trato de empaparme de todo, de lectura, de música, de cine y de arte en general.
Y es que junto al amor, el arte es lo único capaz de hacerme sentir cosas, sonreír o vomitar.

"A mí cada vez que alguien me hablaba me entraban ganas de tirarme por la ventana o de escapar en el ascensor. La gente, simplemente, no me resultaba interesante. Quizá no tenía por qué serlo. Pero los animales, los pájaros, incluso los insectos lo eran. No podía entenderlo." Charles Bukowski.

miércoles, 7 de agosto de 2013

Destrucción


"Quería destruir todas las hermosas cosas que nunca tendría. Incendiar las selvas tropicales del Amazonas. Provocar emisiones de clorofluorocarbonos que destruyan el ozono. Abrir las válvulas de los contenedores de los súper petroleros y vertir directamente al océano el crudo de los pozos petrolíferos. Quería matar a todos los peces que no podía permitirme comer, y empantanar las playas francesas que jamás llegaría a ver. Quería meterle una bala entre ceja y ceja a todos los osos panda en peligro de extinción que no se decidían a follar para salvar su especie, y a las ballenas y delfines que se dejaban morir embarrancando en las playas. Deseaba respirar humo. Deseaba incendiar el Louvre; volver a esculpir las esculturas de Fidias del Partenón con una almádena y limpiarme el culo con la Mona Lisa. Mi mundo, el mío, y todos los antepasados están muertos."  

Chuck Palahniuk


viernes, 2 de agosto de 2013

#findelacita

Iba a escribir ayer una entrada sobre el idiota de nuestro presidente, sobre el #findelacita y todo eso. Iba a cagarme en su puta madre por tratarnos como imbéciles. Al final la dejé en borrador, porque creo que me cerrarían el blog y comenzarían a vigilarme como a Pedro J. También pensaba hablar hoy sobre el FMI y esa panda de mal nacidos que quieren que acabemos trabajando gratis, para que ellos puedan hacerse más asquerosamente ricos.

Pero si dijera que todo eso realmente es algo que me quite el sueño mentiría. Me la suda Rajoy, al fin y al cabo si tenemos un presidente gilipollas debe de ser porque en España eso es lo que somos. Y si existe el FMI, la Monarquía y los políticos corruptos supongo que en el fondo es lo que nos merecemos, porque tampoco es que vea que la gente se lanza a la calle a protestar y quemar bancos, por decir algo. Yo veo más preocupada a la gente por bajarse al apartamento de Torrevieja, que por tener un presidente con parálisis cerebral.

Así que como decía, me la suda bastante todo eso. Porque si lo pienso bien, tener un buen presidente tampoco creo que fuese a hacerme más feliz. La felicidad no me la van a dar los políticos. Ni los bancos. 
Hay gente que es feliz con un buen trabajo, con una buena casa, con el apartamento de la playa... con el Audi A4 con tapacubos porque quieres aparentar lo que no eres. Y no digo que yo no sería feliz con un Audi, que oye, si me lo regalan encantado. Es más, hace unos años creo que yo hubiera encajado en ese perfil de persona. Feliz con lo que se supone que debo serlo. Nos educan y adiestran para eso desde pequeños.

Pero ay! ¿Qué pasa cuando tienes eso y te sientes tan vacío como cuando no lo tenías? ¿Qué coño has hecho mal? Te dijeron que con esas cosas serías feliz. La felicidad te la prometen en la tele. La publicidad es capaz de hacer creer que hasta tener pérdidas de orina es algo guay. O que si tienes una almorrana solo tienes que ponerte esa fabulosa crema y se irá el picor y el dolor. Deberíamos probar esa crema con Rajoy. 
Nos prometen muchas cosas. Cosas que luego no se cumplen. Nos educan en el egoísmo, en lugar de educarnos en el amor. Es así de triste. 

Por eso, y aunque no niego que otro accidente de helicóptero de Rajoy me haría feliz, la verdad es que la felicidad está en otras cosas. No necesito ir a un restaurante con estrella Michelín, puedo ser más feliz cenando una pizza en el coche mirando las estrellas. No necesito nada material. Nada de nada. Solo necesito sentirme en casa en todo momento. Solo necesito calma. Necesito encontrar eso. Y eso poca gente sabe lo que es.

(#findelacita)

miércoles, 31 de julio de 2013

"Hay una época en la que se está vivo. Una época en la que uno tiene que estar vivo. Y tiene un hechizo mágico esa época, mientras se está viviendo, porque uno sabe que ese tiempo no volverá jamás"

Dios Emperador de Dune (1981, Frank Herbert)

sábado, 27 de julio de 2013

Y al final te estaré esperando

Al final, te estaré esperando 
allí donde acaba este trago amargo; 
al final, te estaré esperando 
y me dirás si me he perdido algo. 

Allí encontraré nuestro sitio, 
tal vez me tenga que adelantar; 
y aunque estés algo triste al principio, 
yo velaré por tí desde el final. 

Allí la luz lo baña todo, 
verás a un anciano llegar, 
pregúntale por cierto hombre sólo, 
que llegó con tu nombre en sus ojos. 

Y perdón por todo el daño causado, 
por el cariño que no merecí. 
Sé que no supe dar mucho a cambio, 
pero prometo esperarte en el fin. 

Recuérdame cantando 
a todo aquel que quiso escuchar, 
si hay un final, aguardaré 
y una vez allí volveré a esperar. 

Y al final te estaré esperando, 
al final te estaré esperando. 
Al final, esperando, 
Al final esperando, 
me dirás si me he perdido algo. 

Y hablaremos del cielo y del barro, 
y nos cabrá todo el mundo en una mano. 

Y al final yo estaré esperando.




domingo, 21 de julio de 2013

El colisonador de hadrones no destruirá el mundo, lo haré yo una noche cualquiera

El Gran Colisionador de Hadrones, GCH (en inglés Large Hadron Collider, LHC) es un acelerador y colisionador de partículas diseñado para colisionar haces de hadrones, más exactamente de protones, de hasta 7 TeV de energía, siendo su propósito principal examinar la validez y límites del Modelo Estándar, el cual es actualmente el marco teórico de la física de partículas, del que se conoce su ruptura a niveles de energía altos. Dentro del colisionador dos haces de protones son acelerados en sentidos opuestos hasta alcanzar el 99,99% de la velocidad de la luz, y se los hace chocar entre sí produciendo altísimas energías (aunque a escalas subatómicas) que permitirían simular algunos eventos ocurridos inmediatamente después del big bang. 

Y es ahora cuando pensáis, ¿pero, pero, pero... de que mierda nos habla éste hoy? Eh eh eh, tranquilos, esto es un tema muy interesante. A mi no solo me gusta decir tacos, meterme con el hijo de puta de Rajoy y hablar de penas, amores, y música. También me gusta la ciencia, me interesan cientos de temas. Uno de ellos es sin duda el universo, el universo en toda su totalidad. Desde niño me ha fascinado el espacio, las estrellas y planetas. La posibilidad de viajar por el, de encontrar vida inteligente en alguna parte.
El caso es que recuerdo cuando iban a poner en funcionamiento el LHC, que salieron algunos diciendo que eso provocaría un agujero negro que se nos tragaría y destruiría. Y la verdad, es que si miras el mundo, no sé, creo que no estaría mal que eso pasara. Pero bueno, no quiero ponerme pesimista sobre el ser humano, que oye, no todos son malos, mentirosos y cabrones, siempre se salva alguien. 

Pero pusieron el LHC en marcha y ni hubo agujero negro, ni explotó nada, ni se extinguió la raza humana. El año pasado incluso confirmó la existencia del bosón de Higgs, que es una de las cosas para lo que fue creado el colisionador. Y os preguntaréis, vale vale, pero ¿por qué coño nos hablas de esto ahora? Pues porque a veces la rabia me invade. Y cuando eso ocurre, fundo luces, farolas, cargo pilas, y siento como un hormigueo recorre cada vena de mi cuerpo. Y a veces y solo a veces, creo que podría alcanzar los 0.9 TeV (teraelectronvoltios) que parece que marcó como récord el colisionador. 

¿No habéis sentido nunca esa sensación de en un momento dado ser capaces de derribar un edificio de un solo puñetazo? Yo si, e incluso lo he probado y la verdad, acabé con un dolor de mano bastante importante. Una cosa es lo que sientas que eres capaz de hacer, y otra muy distinta lo que seas capaz.
Es como Rajoy, pensó que era capaz de hacernos creer que no era imbécil, pero otra cosa muy distinta es lo que ha demostrado. Y así con todo.

Ya decía Yoda a Anakin lo de «El miedo es el camino hacia el lado oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento. Percibo mucho miedo en ti. ». Y fijaos como acabó el pobre Anakin, convertido en Darth Vader. En eso no quiero convertirme yo, aunque con lo que fumo últimamente la voz ya se va pareciendo a la del grande y desaparecido Constantino Romero. Yo ahora estoy en la fase dos de esa frase, con ira y rabia, con miedo. De ahí a convertirme en un Jedi de los malos, en un Sith, hay un paso. Y si ya soy capaz de fundir farolas, luces y hasta baterías de coche... me río yo del LHC. No será eso lo que nos destruya, ni tampoco Rajoy, ni los bancos, ni las canciones de Alejandro Sanz...

Seré yo y mi ira, mi amor y mi tristeza, en un día de rabia una noche cualquiera, tal vez una noche de sábado. Ya veréis ya.

martes, 16 de julio de 2013

Conversación con un guardia civil

Este sábado, de madrugada me paró la guardia civil. Y así es como fue la conversación más o menos.

-GC: Buenas noches caballero, ¿ha visto usted ese stop de ahí atrás?
-Yo: Si, lo he visto.
-GC: No, no lo ha visto, porque se lo ha saltado.
-Yo: Realmente si que lo he visto.
-GC: Entonces lo ha visto y se lo ha saltado.
-Yo: bueno, no me lo he saltado, es que son las tres y media de la madrugada y no venía nadie.
-GC: ¿Pero entonces lo ha visto o no? 
-Yo: Si, lo he visto.
-GC: Pero se lo ha saltado.
-Yo: Pero es que no venía nadie.
-GC: Aunque no venga nadie tiene usted que parar.
-Yo: Es que no lo he visto...
-GC: ...
-Yo: ...
-GC: ...
-Yo: ...
-GC: ¿Lo ha visto o no?
-Yo: Es que ya me estoy liando... que noooo, que si, que si que lo he visto.
-GC: Pero se lo ha saltado.
-Yo: ¿Me va a multar? tengo prisa.
-GC: ¿Ha bebido?
-Yo: Nada.
-GC: ¿Nada?.
-Yo: Cocacola.
-GC: ...
-Yo: ...
-GC: Vamos a hacerle un control de alcoholemia. ¿Sabe como funciona?
-Yo: Soplando.
-GC: ...
-Yo: ...
-GC: Sople.
-GC: ...
-GC: está bien, puede marcharse.
-Yo: ¿Pero me va a multar por el stop?
-GC: ¿Pero lo ha visto?
-Yo: ¿Eso importa?
-GC: No.
-Yo: ¿Entonces me multa?
-GC: Se lo ha saltado, pero váyase y que no vuelva a ocurrir.

Y esa fue más o menos la conversación. Tanto rollo para al final dejarme ir sin más. Llegó un momento en el que creí estar siendo objeto de una broma de cámara oculta. Incluso llegué a desear que me multase, coño! Era como un diálogo de una peli de los hermanos Marx. Al final me fui pensando quién se había quedado con quién, y me temo que el agente se quedó pensando lo mismo. Total, un cuarto de hora parado para nada. Tengo que hacer un ranking de mis historias con la guardia civil. Desde los que me robaron el tabaco, pasando por lo que me pegaron con una porra, hasta unos a los que les gustaba Metallica.

domingo, 14 de julio de 2013

El Estruendo

He vuelto a escuchar el rumor 
Y una tormenta que se acerca 
Definitivamente 
Y ahora sé que tus ojos 
Serán el estruendo 
Que recorra las ciudades
Cuando ya no quede nada 
Porque solo tú caminas sobre las aguas 
Solo tú caminas sobre las aguas 

miércoles, 10 de julio de 2013

El desorden es una obligación

Según el tipo de persona que seas te gustará el orden, o te gustará el desorden. Yo soy de los últimos. No estamos hablando de un desorden caótico (aunque lo parezca). Lo mío es un desorden controlado, como una demolición de un edificio. Una explosión es caos, pero una explosión controlada es poesía para la vista. ¿Quién no se queda bobo mirando videos de demoliciones? Son bonitos (pensad en la Moncloa reducida a escombros con todos dentro). Y el desorden, al menos para mi también lo es. Solo tienes que tener claro donde están las cosas.
Si mi cerebro funcionase igual sería cojonudo. Es un puto desorden y caos, pero la verdad, no tan controlado como el de mi mesa. 

En realidad el orden no conduce a nada bueno. En las empresas todo se moderniza, todo se convierte en tarea, y cuando antes te limitabas a hacer un dibujo y eso era más que suficiente, ahora tienes que rellenar tres formularios, documentar el dibujo en varios sitios, tener reuniones periódicas para comprobar que has rellenado los formularios y has documentado todo, hay que especificar en que empleas cada hora de tú trabajo, hay que fichar al entrar y al salir... pronto rellenaremos formularios de los formularios de los formularios... ¿Y para qué? Para decirle a un chino que ese dibujo que has hecho es lo que quieres que te hagan. Antes le mandabas el dibujo y era suficiente. Ahora la burocracia y el control, el orden impuesto en teoría para agilizar el trabajo, hace que lo que antes te costaba hacer una hora, ahora te cuesta cuatro. Y lo que se supone que debería mejorar la productividad, la entorpece y ralentiza hasta límites absurdos. Pero eso si, todo está tan perfectamente documentado que podría haber un cataclismo devastador, o un apocalípsis zombie, que daría igual, esos datos seguirían ahí eternamente. Al final si lo pienso bien, tanto formulario en el fondo nos están haciendo inmortales de alguna manera.

Tanto orden mata ideas. Tanto control mata la creatividad. Tanta burocracia destruye la improvisación. Y amigos empresarios, la improvisación, la inspiración repentina, la idea que surge en la calle fumando un cigarro o tomando un café... eso es algo que no se paga ni con el mejor sueldo del mundo, ni con la mejor base de datos que puedas tener.

Las buenas ideas estoy seguro de que no nacieron rellenando un formulario. Si conocéis a Philippe Starck (que no, no es un personaje de Juego de tronos) sabréis que su diseño más famoso hasta la fecha, el exprimidor de tres patas, fue diseñado en una pizzería, en una servilleta, mientras comía con un amigo. Y fue diseñado para una de las firmas de diseño más importantes del mundo, Alessi. ¿Os imagináis a este tipo, uno de los mejores diseñadores del mundo (para mi es Dios), entrando en una base de datos a documentar el dibujo del exprimidor, pasando un comité de cuarenta jefes todos opinando? Yo no.

En este país dicen que todos somos entrenadores de fútbol. Y en las empresas pasa igual, todos sabemos de todo, todos opinamos hasta de lo que no tenemos ni puta idea, y ese es el gran problema. Si yo no sé de finanzas no voy a opinar sobre el modo en el que llevas las cuentas de la empresa. Por lo tanto, si tú no tienes idea de diseño, ¿por qué coño opinas como si supieras más que los que hemos mamado esta profesión desde hace tantos años?.

Me pregunto si es que un traje y una corbata dan algún tipo de superpoder. Como no soy de vestir así no lo he comprobado, pero quizá te pones un traje y te dicen jefe y resulta que al más puro estilo Matrix, te llega una cantidad de conocimiento enorme al cerebro. Aunque a mi me da la sensación, de que cuando te llaman jefe y te ponen un traje, más bien te entra la estupidez de golpe.
Me quedo con mi amigo Starck, que es el de la foto que encabeza esta entrada. Seguramente a todos esos hombres grises de las empresas les parecería un impresentable, un notas, pero es de una categoría muy superior a cualquiera de ellos, y estar por encima de esas mentes reprimidas y cuadriculadas es motivo de orgullo. E ir sin camiseta, despeinado y parecer un loco, es mucho mejor que llevar un traje y un palo metido por el culo.

Y si, yo soy jefe. Pero no me peino nunca.